sábado, noviembre 24, 2007

Cosas de gringos

.

Las abuelas...

Hoy traigo dos anécdotas, esta vez las dos elegidas son abuelas croatas que vinieron a la Argentina ya de grandes, pasados los 70 años.
Como se imaginarán, a esta edad cuesta mucho aprender un idioma nuevo y adaptarse a nuevas costumbres y eso hace que sucedan situaciones cómicas, o tragicomicas.

La primera de ellas es con mi abuela, la mamá de mi mamá. Se llamaba Olga, ya en otro post les hablé de ella, y era la típica abuelita bajita de rodete blanco y anteojos apoyados en la punta de la nariz. Ella era una mujer muy fuerte, desenvuelta y para nada tímida, asi que, a pesar de no saber el idioma, igual se largaba a charlar con cuanta alma estuviera dispuesta a escucharla. Sabía decir alguna cosita en castellano, como saludar, por ejemplo. Hasta ahi llegaba su sabiduría del idioma.
Mi tía siempre la mandaba a hacer las compras a los negocios del barrio, porque como la veían tan abuelita, la dejaban servirse sola la mercadería. Entonces traía las mejores verduras pues claro, las elegía ella!!
Un día, la mandaron a la carnicería a comprar un corazón para darle al gato.
Al rato vuelve la gringa muerta de risa y le muestra a mi tía lo que llevaba en la bolsa.
Como no sabía hablar, ella le señaló al carnicero el pecho, pensando en el corazón, y el turro le mandó una .......ubre de vaca!!!
Pobreciiita, le dió verguenza decir que no era eso lo que quería!!!


De la otra historia no tengo grandes detalles para contar, pero se que es absolutamente verídica.


Resulta que hacía poco tiempo que una señora, también abuela ella, había llegado a la Argentina, y se había instalado en la casa de su hija, en algún lugar del conurbano bonaerense.
Ni falta hace que aclare que no entendía ni jota del castellano!!
A los pocos días, fallece un vecino y van, la hija y la mamá, a darles el pésame, y a saludar a la familia.
En esa época, a principios del 60, era común que los velorios sean en la casa del fallecido, y no en una casa mortuoria.
Llegan a la casa, las hacen pasar y ni bien entran, a la gringa le ofrecen un mate.
La vieja agradece con la cabeza, toma el mate, agarra la bombilla, y mientras reza un padrenuestro en croata en voz alta, empieza a salpicar al muerto y a sus familiares con la yerba!!!
Perdón por el humor negro, pero cada vez que me imagino la situación me causa mucha gracia!!!
Lamentablemente, nunca llegó a mis oídos que pasó después, ni como reaccionaron los pobres familiares.
Resulta que en Croacia era costumbre, no se si aún lo es, que en los velorios, cada uno que llegue se moje los dedos en agua bendita y salpique al muerto y a los familiares. Y la pobre gringa pensó que se trataba de eso, pues nunca en su vida había visto un mate!!!


Buen fin de semana para todos!!!

.


22 comentarios:

  1. ja ja ja, demasiado divertido!

    en mi familia, son croatas, pasaban cosas así con las abuelitas y mis tías!

    a lo mejor después puedo contar algo, claro que nunca tan divertido como estas historias!

    Gracias Stella!

    ResponderEliminar
  2. Marta, tu familia tambien es croata? Contame maasss!!
    O entendí cualquiera?
    Es que recién me levanto y dormí pésimo anoche...tengo un gatito de un mes que está enfermito y se la pasó llorando!!

    Besitoo

    ResponderEliminar
  3. jjjajjajjajjajjaaaa...que divertido!!!!!

    ResponderEliminar
  4. habrán quedado llenos de yerba el óbito y los deudos, que momento stella!!!

    yo dormía espléndidamente bien y a eso de las tres de la mañana sono el teléfono, siempre eso me provoca tensión, ya que uno espera una mala noticia, afortunadamente solo era número equivocado, pero me dejó tambien medio zoombie, asique hoy siesta reparadora!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Dalmaa!! Sii, es gracioso!! jajaja


    Hugo, cuando el teléfono suena de madrugada, el corazón se paraliza!! Qué feíto!!!
    Que disfrutes la siesta!!


    Graciass
    Besitoo

    ResponderEliminar
  6. Desde que decidi sustituir mi estabilidad con una francesa por la estabilidad con una croata (gente de la que sabia solo que tenían la sana costumbre de no dejarse conquistar fácilmente) me adentre en algunas costumbres de ese pueblo.

    Pero esto del arrojo de mate sobre los muertos pensando en agua bendita...voy a tomar la precaución de evitar pasear croatas en velorios sin antes darles un curso practico de matelogia.

    ResponderEliminar
  7. jaajajj!! una vez, hace pocos años, me toco ir a comprar la ensalada para el asado del domingo.. adelante mio habia una viejita chiquita, encorvada, con baston incluido que le dice lo siguiente:
    "deme 3 tomates (en la epoca que nadie llevaba por unidades, sino por kilos) 2 bananas y.. como se llaman? ay... esos huevos de mono! deme 4.."
    despues de un instante de silencio, el verdulero cargo 4 kiwis en una bolsa...
    las viejas son geniales..!
    beso!!

    ResponderEliminar
  8. Noa, debés sentirte como en la película "Mi gran caamiento griego"!! jajajaa
    Te voy a devolver la visita!



    Nikolina, las viejas son geniales, y algunos verduleros son adivinos! ajajjaaaaaa

    Graciass a los dos
    Besitoo

    ResponderEliminar
  9. Yo también lo disfruté mucho como los otros comentaristas.
    Pensé que le ibas a poner la etiqueta "Anecdotario" (no sé por qué me fijé en eso).

    ResponderEliminar
  10. Uy, me olvidé! Como es un post que pertenece a los inmigrantes, no me di cuenta de ponerle la otra etiqueta.
    Yo, generalmente, me fijo en que etiqueta ponen los post los demás!
    Algunas son graciosas!

    Besitoo

    ResponderEliminar
  11. Bueno, supongo que el gato no se habrá hecho mucho drama por comer ubre en lugar de corazón...
    A la abuela se le hubiera puesto complicado el asunto si la hubieran mandado a comprar rabo, o cuadril...¿no?.

    En el velorio, ¿estaban de negro todos?, porque las manchas de mate, al menos en la ropa negra se notan menos ¿verdad? jajajajaa

    Encantadoras ambas historias!!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  12. El vengador croata24/11/07 6:42 p. m.

    Tía Steee, cuéntanos otra historia.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena historia!!
    Parece que mañana te llevará el viento en la barrileteada!
    Buen domingo!

    ResponderEliminar
  14. muy lindas anecdotas.
    menos mal ue solo le dieron mate...

    ResponderEliminar
  15. hablando de abuelas....... pobre stella, la cantidad de años que tiene...

    ResponderEliminar
  16. Candooo, jajja me hiciste reir imaginando a la abuela de compras!!
    Besooo


    Vengador, solo si te tomas toda la sopa!!! :P


    Estreeeeeeee....el día está buenísimo para barrileteada!!!:)

    Mensajero, creo que a la abuela nunca mas la llevaron a ningun lado, por las dudas! jajaja



    Horacio.....juaaa, ya vas a llegar, pibe!!! :P


    Gracias a tooodos
    Besitoo

    ResponderEliminar
  17. Buen dia Stellitaa!! Muy bueno el relato!!!!!,,,Que lindas las historias con abuelos!!..yo hice un post con mi abuelo el gallego. Los inmigrantes asi como eran muyyy laburadores al re mango, tb eran muy ignorantes...pero para mi eran sabios a la vez..Besos Totalesss!!!

    ResponderEliminar
  18. Guau, je. Pobres... Ja, ja, ja, ja...

    Debe ser feo irte del país a un lugar que no conocés para además no entender un pito de nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué buenas anécdotas! La imagen de la señora salpicando al muerto con la yerba es impagable, digna de Esperando la Carroza.
    Ste, no olvides, hoy a las 21 Les Luthiers en el 13!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola Irene!!!

    Que lindo lo que decís!
    A mi me da bronca cuando los nietos se averguenzan de la falta de instruccion de los abuelos inmigrantes. Abuelos que se rompieron el alma laburando de sol a sol para que sus hijos puedan tener una vida mejor, estudiar, vestirse, ser profesionales, en resumen, tener una mejor vida que la de ellos!!
    Esos inmigrantes eran sabios en la escuela de la vida, Irene!!
    Besitoo

    ResponderEliminar
  21. Si, Felix, es feo, mas cuando no te queda otra opcion que irte o morir!!


    Notann, siii, hoy a la noche Les Luthiers!! Ya canté pri en el sillón del living yo! ajjaa

    Graciass a todoss
    Besitoo

    ResponderEliminar
  22. Buenísimas las anécdotas. Me acuerdo de ofrecerle mate a un norteamericano con el que me tocó compartir un barco de Colonia a Buenos Aires. El pobre lo revolvía -con la bombilla- como si fuese café, y a cada rato se le tapaba!!!

    Entré a este blog desde "Chistes y pensamientos varios". Saludos!!!

    ResponderEliminar

Tu parloteo será recompensado con mi alegría al leerte, aunque no estemos de acuerdo!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.