miércoles, octubre 14, 2009

No tengo palabras...

.

Foto Perfil.com

No tengo palabras, ya no se que decir.
Solo se que esto le puede pasar a cualquiera, a vos, a mi, al vecino, al compañero, al amigo...
Mientras se nos va la vida, los que tienen el poder de hacer algo se pelean por la ley de medios, por ver quien va a sacar mas votos, por el presupuesto, por la soja, por los blancos o los negritos, por los aviones y los trenes, por los monopolios, por los votos positivos o negativos, por el papel prensa.
Mientras se nos va la vida, pasan estas cosas...
Creo que, en algún punto perdimos el eje. Y no se si hay retorno.
Ya lo comenté en el blog de Relato, Dios ayude a esta madre, porque no se si la justicia que nos supimos conseguir va a hacer algo.
Perdón por el bajón, pero no puedo dejar de pensar en la pobre madre!
.

23 comentarios:

  1. A mí me conmovió también. Es una locura. Estas muertes absurdas ya parecen parte del paisaje. El relato de una desgracia y eso es todo. Seguimos como si nada pero las familias quedan destruidas irreparablemente.

    ResponderEliminar
  2. Que país!! La verdad que es desesperante toda esta inseguridad... y despues se quejan que la gente quiera tomar justicia por mano propia, armarse...

    ResponderEliminar
  3. Stella, ya es de por sí una gran derrota la de esperar el resultado de la justicia, es decir, la de esperar un castigo contra los malnacidos que segaron una vida sin sentido y con crueldad.
    Pero la derrota empezó antes. Empezó cuando se permitió a las mafias enquistarse en el conurbano a cocinar droga y venderla impunemente, cuando se permitió el ingreso de los cárteles de Sinaloa, de Ciudad Juárez, de Colombia, de Pedro Juan Caballero, y los ex Sendero Luminoso de Perú. Cuando se permitió que todas esas lacras financiaran la política, y principalmente, a la facción gobernante, como está sobradamente probado.
    Cuando se permitieron los discursos mal llamados "garantistas", para desarmar a la sociedad de cualquier medio de defensa, y dejarnos librados al arbitrio impune de los asesinos, ladrones y violadores.
    Cuando se permite que haya otros malnacidos, enfermos de intelectualismo, que pongan como excusa de la pudrición espiritual de los asesinos, violadores y secuestradores, la cuestión de la pobreza. Como si ser pobre y ser una basura sádica fueran sinónimos. Y lo peor, es que esa lacra (la intelectualoide) se postula como de izquierda, insinuando que ello es signo de sensibilidad social, y en aras de la exculpación de los victimarios, tiene el discurso más ferozmente oligárquico que alguna vez he debido padecer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia es lo que tenemos, y no parece tener nada para ofrecer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hemos llegado a un punto donde nadie de Nos está exento de q' le ocurra lo mismo. Sigo pensando q' ocurre por falta de educación y ejemplos (buenos, de los malos, sobran). Ya sé q' hay otros factores, pero sin educación, mal se puede hacer una sociedad.
    Será cuestión q' día a día, salgamos (o nos despertemos) pensando, "es el último" :(
    Beso

    ResponderEliminar
  6. Haga lo que yo haga no sirve para nada.
    Indefensión total.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo Stella, que no todos perdieron el eje. Nos lo quieren robar, eso es indudable. Pero hasta un murmullo puede en elgún momento convertirse en un ruido ensordecedor, para bien o para mal. No es cierto que los códigos de justicia en este país sean obsoletos, nimucho menos que la solución est´´e en reformar las leyes "que liberan" a los delincuentes. El problema está en la interpretación que estos jueces hijos de puta hacen de la ley, acorde a la política imperante. Los mismos códigos, hace 50 años condenaron a un Robledo Puch a perpetua y aún sigue detenido. Ningún juez quiere asumir el costo político de dejar en libertad al criminal más cruel y precoz del ese momento de la historia de nuestro país, porque lo que es a esta altura, ya lo han superado ampliamante. No importa cuantos "anónimos" aparezcan, mientras los "Relatos" y las "Stellas" se multipliquen. En algún momento, iremos revirtiendo las cosas, o por lo menos, los correremos hasta sus cuevas como las ratas. Yo, personalmente, no pierdo la esperanza en el pueblo trabajador. El VERDADERO pueblo trabajador. Ese que sale a la calle con cacerolas movilizado por la bronca, aunque vengan un par de patoteros pagos a correrlos, ese pueblo que no se mueve por el choripán, el plan social o el vino y la merca. El mismo pueblo Stella, que salió a la calle con el Córdobazo, un 17 de Octubre a por el General Perón, y el mismo pueblo que después lo corrió hasta Puerta de Hierro àra volver a pedir por él. El mismo pueblo contradictorio, que fijate vos, salió a pedir a los milicos que hagan algo en los 70, para en los 80 pedir que se juzgue los excesos de las juntas. Así somos de contradictorios, pero tenaces los argentinos. y pienso, cuidado, con la desesperanza, y cuidado deberían tener los KK, porque no hay peor rebelión que la de los pueblos mansos, ni la de aquellos que no tengan nada que perder, porque todo llega. Un beso grande amiga.

    ResponderEliminar
  8. Y pensar que nada puede borrar el dolor de esta madre!!!

    Uno mi voz para que la justicia actúe!!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. terrible
    y ninguno está exento
    se me cierra el corazón de la congoja de solo pensar en esa mamá que perdió a su hijo
    cuánta muerte absurda
    cuánta vida desperdiciada
    cuánto dolor

    ResponderEliminar
  10. Es que no hay palabras, Stella... No hay palabra que alcance para expresar lo que uno siente, como no hay empatía suficiente para acercarnos a lo que debe sentir hoy esa pobre mujer.
    Pobre ella,
    pobres argentinos.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, hemos perdido la brújula y cuesta tomar rumbos lógicos y humanitarios.

    Son dolores que conmueven en lo más hondo.

    Cariños

    ResponderEliminar
  12. Podría escribir un comentario de 20.000 palabras al respecto pero me quedo diciendo que esto es producto de la desidia de todos....

    “vinieron a buscar a un vecino judio pero como yo no era judío no hice nada, luego vinieron por el homosexual pero como yo no era homosexual no hice nada…”

    ResponderEliminar
  13. stella me conmovio mucho este post y pensar que uno se rompe el lomo laburando para que esos desgraciados te roben y arruinen la vida de varias familias y todo por un par de zapatillas una campera un celular ect besos

    ResponderEliminar
  14. En verdad coincido en que este tema no tiene que ver específicamente con la pobreza. Son muchas las variables y creo que el mayor problema es el desinterés. Pero no se si el del pueblo. ¿Qué es lo que uno puede hacer mas que votar a conciencia y luego exigir que se cumplan las promesas preelectorales?
    Creo que el asunto es que la solución del tema de la inseguridad no se puede conseguir de manera aislada. No alcanza con poner mas policías. Es un trabajo que lleva años de esfuerzo en educación, en salud, en trabajo. Y sabemos que de todo lo que es a largo plazo, ningún gobierno se quiere hacer cargo, pues no reditúa!

    Gracias, gente!

    ResponderEliminar
  15. estoy en la misma sintonia, pero ...

    Ud ya sabe...

    DETESTO al oportunista de Sergio Tomás Massa.

    si hace algo, es lo que debe hacer.
    para eso rompio las pelotas, y hasta llego a tener 3 cargos.

    sabemos por donde anduvo mamando diría el poeta, para de la Dalma.

    me calente, mil disculpas.

    ResponderEliminar
  16. el padre de la DALMA, quise poner.

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que ya debe ser demasiado doloroso e injusto perder un hijo como para que además tengan que soportar el dolor, la impotencia, y por qué no, el miedo que genera la injusticia.
    Me pregunto también si habrá retorno a tanta inseguridad. No lo sé, ojalá que sí, personalmente no veo cómo ésto se pueda llegar a agravar mucho más, pero nunca hay que decir que tocamos fondo porque lamentablemente siempre se puede estar peor...

    Beso

    ResponderEliminar
  18. es terrible. muy doloroso.
    te dejo un saludo

    ResponderEliminar
  19. Acabo de leer que, en Ciudadela, por robar un auto, asesinaron a un hombre frente a su esposa embarazada y su hijo de dos años. Que la pobre mujer tiene fecha de parto para el martes...
    Podríamos estar más desprotegidos???
    Es una locura total lo que está pasando. No sé cuál es la solución, pero sería bueno que empezaran por hacer ALGO!!!

    ResponderEliminar
  20. Stella, sé que no es el mejor lugar, pero quería avisarte que hoy no me puedo llegar a la reunión del SUABA. Supongo que habrá otra, así que porfa, avisame cuando hagan la siguiente. Un beso!

    ResponderEliminar
  21. la impotencia que me da esto no tiene explicacion

    ResponderEliminar

Tu parloteo será recompensado con mi alegría al leerte, aunque no estemos de acuerdo!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.